La interpretación actual del emblema de la marca combina elementos estilísticos de la fase temprana del clásico Mini con un aspecto orientado al futuro que se enfoca en lo básico – el capítulo más reciente de la variada historia del logo de MINI será visible en todos los modelos MINI de marzo de 2018: en el cofre y en la parte trasera, en el centro del volante y en el control remoto.

Múnich – En el centro de la nueva identidad de la marca MINI se encuentra la conciencia de los valores tradicionales combinada con el espíritu del desarrollo orientado hacia el futuro. Esta filosofía también se refleja en el aspecto visual de la marca británica premium, de la cual el elemento central es el logo de la marca MINI. La interpretación actual del logo familiar global toma la forma de un diseño reducido que se enfoca en lo básico. Éste se verá en todos los modelos MINI actuales a partir de marzo de 2018.

El nuevo logo de MINI se basa en el estilo tridimensional de representación que ha existido desde el relanzamiento de la marca en 2001, aplicando esto a una forma de expresión visual conocida como “diseño plano” que alberga los elementos gráficos clave. La conservación de lo básico, el motivo inmerso en la tradición de un volante alado con el nombre de la marca impreso en letras mayúsculas en el centro, asegura que el logo se reconozca al instante. La evasión deliberada de sombras y tonos grises crea un efecto claramente contrastante blanco y negro que transmite la autenticidad y la claridad de la nueva identidad de la marca, su carácter bidimensional que también permite la aplicación universal. El nuevo logo será aplicado como una etiqueta del producto en todos los modelos MINI – en el cofre, en la parte trasera, en el centro del volante y en el control remoto.

El rediseño más reciente se enmarca en otro capítulo en la variada historia del logo de la marca MINI. Existe una similitud especialmente llamativa con el distintivo presentado para el Mini clásico a mediados de la década de 1990. En ese entonces, el nombre de la marca también aparecía en letras mayúsculas en el centro de un círculo con alas estilizadas.

Esta combinación de la rueda y los símbolos de alas se remonta a los primeros años del Mini clásico. Cuando la corporación British Motor Corporation (BMC) colocó al Morris Mini-Minor en el mercado junto con el estructuralmente idéntico Austin Seven en 1959, el primero portó el logo de la marca Morris. Éste contenía un buey rojo y tres olas azules – el símbolo de la ciudad de Oxford – que aparecieron dentro de un círculo con dos alas estilizadas a la izquierda y a la derecha. Por el contrario, el modelo hermano – que estuvo bajo el nombre de Austin Mini a partir de 1962 – portó su logo hexagonal arriba de la parrilla del radiador, mostrando la inscripción y el emblema de la marca. Dos variantes individuales adicionales del pequeño vehículo revolucionario también aparecieron bajo las otras dos marcas de BMC – Wolseley y Riley. El Wolseley Hornet y el Riley Elf fueron más distinguidos en cuanto a su diseño, contando no sólo con una carrocería modificada y equipamiento exclusivo, sino también portando su propio logo de la marca distintivo en cada funda.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here